El “talibán estadounidense”, puesto en libertad tras 17 años de prisión

TENDENCIA

John Walker Lindh fue condenado en 2002 a 20 años de prisión tras declararse culpable de los cargos de prestar servicio al grupo insurgente talibán y de manejo de explosivos

A pesar de este hecho, a sus 38 años, Lindh deberá de pasar los próximos años en libertad bajo vigilancia y sometido a un control poco habitual en este tipo de situaciones, puesto que no está claro si aún profesa la misma ideología radical que, en el año 2000, le llevó a viajar a Pakistán para unirse a los talibán.

El caso de Lindh adquirió gran notoriedad en noviembre de 2001, apenas unos meses después de los históricos atentados del 11-S, cuando se convirtió en el primer estadounidense en ser apresado en suelo afgano por haberse unido a las filas de un grupo que apenas unos meses antes había declarado la yihad a su país de nacimiento.